Buscar entrada

Search
!Hola!
Cerrar sesion

Buscar entrada

Search

CATEGORÍA


¿Por qué mi ave me muerde? y ¿Cómo puedo corregirla?

Un problema de comportamiento muy común que reportan los tutores de aves, y en especial los que tienen loros, es que sus aves muerden. Todas las aves pueden morder, pero las que tienen grandes picos pueden causar daños graves. 

Existen varias formas de ayudar a controlar y educar a tu ave en lugar de buscarle un nuevo hogar. En este artículo conocerás algunas causas y como corregirlas.

¿Por qué muerde?

Las aves pueden morder por varias razones, y es importante que sepas el porque, ya que esto puede influir en las técnicas de modificación del comportamiento que utilices.

Debes saber que morder NO es un comportamiento común en las aves silvestres. El pico se utiliza para agarrar objetos, para mantener el equilibrio o trepar, así como para comer. Un ave utiliza su pico como una mano, además los conflictos tienden a manejarse con el lenguaje corporal y las vocalizaciones, no con las mordidas.

Comportamiento de las aves bebés: Al igual que los niños y los cachorros que tienden a «morder» todo lo que tienen a la vista, las aves bebés utilizan su pico para explorar su entorno y del mismo modo que en los cachorros, aprenden de límites durante el juego con sus hermanos. Si se ha criado solo, sin otros polluelos, es posible que no se dé cuenta del dolor que puede causar su mordedura y habrá que enseñarle límites. 

Puede que también se le enseñará a morder «sin querer». Si extiendes tu mano para agarrar a tu ave ella usualmente se acercará con el pico para agarrarla y subirse a ella. Si retiras tu mano demasiado rápido, se dará cuenta de que, para subirse a tu mano, más vale que se agarre más rápido la próxima vez. Si no se corrige ese acercamiento puede convertirse en mordisco pronto.

A diferencia de un cachorro, que cambiará su comportamiento porque no le gusta el sonido del aullido, un ave bebé pensará que gritar es una respuesta fantástica y, de hecho, reforzará el comportamiento.

Causas más comunes por las que las aves muerden

Luchar» o «huir» son los mecanismos habituales que utilizan los animales si tienen miedo o están heridos. Las aves en la naturaleza suelen escapar si se asustan o tienen miedo, y rara vez recurren a los mordiscos. Sin embargo, tu ave, no tiene esa vía, por lo que pueden morder si se asusta o se lastima.

Las aves tienen un orden jerárquico, y la tuya no es diferente. Tu ave puede utilizar los mordiscos como forma de defender su territorio y, por tanto, su estatus. Este «territorio» puede ser su hábitat, otra ave, tú o alguien de tu familia al que esté unido. Algunos aprenden pronto que, si muerden, consiguen lo que quieren, ya sea por tu grito de dolor, o por el viaje de vuelta al hábitat donde pueden comer. También pueden aprender a morder para evitar hacer algo, como que les corten las uñas o que las vuelvan a meter en el hábitat cuando quieren quedarse fuera.

En muchas especies, las aves sexualmente maduras pueden volverse agresivas y mucho más protectoras con su pareja, además de más propensas a defender su hábitat y su área. Es importante que puedas distinguir si su comportamiento de morder puede ser impulsado por una alteración hormonal, o si es un signo de agresión por dominación.

Si tu ave no se siente bien, a menudo querrá que la dejes sola. Si empieza a morder y normalmente no lo hacía, o si observas otros cambios de comportamiento, como comer o jugar menos, llévala con un veterinario para que lo revise.

Durante el transcurso del juego, tu ave puede morder ocasionalmente. Esto puede ocurrir si está sobreexcitada, o si agarra inadvertidamente alguna parte de tu cuerpo para mantener el equilibrio

¿Cómo corregir a tu ave?

Para empezar a corregir un problema de mordida, primero debes de determinar la causa y corregir cualquier problema subyacente, como por ejemplo una enfermedad. Considera dónde, cuándo y a quién se dirige la mordida. Ten en cuenta los demás acontecimientos que están ocurriendo cuando se produce y evalúa también qué tipo de «recompensa» recibe tu ave al morder.

Después, debes de determinar qué comportamiento te gustaría que mostrara en lugar de morder, y cómo puedes reorganizar los factores que contribuyen a su mordida. Asegúrate de que el resto de las necesidades de tu ave están satisfechas: Alimentación adecuada, sueño suficiente, búsqueda de comida y otras actividades mentales. Si tu ave está estresada será mucho más difícil cambiar su comportamiento porque sus necesidades básicas no están satisfechas.

Debes empezar por proporcionar un refuerzo positivo (premiando) el buen comportamiento y dar un refuerzo negativo (quitando algo que tu ave quiere) cuando presente un comportamiento no deseado.

Corrigiendo las mordidas por agresión

En este caso, tu ave te ve o a ve a alguien de tu familia con un rango inferior al suyo.

Para empezar, hay que enseñarle los comandos «subir», «escala» y «abajo», que se utilizan para que pase de la percha a tu dedo y de vuelta a la percha, o de un dedo a otro. Lo ideal es que las sesiones de entrenamiento sean cortas, diarias y que comiencen desde el primer día en que tu ave llega a casa, antes de que surjan problemas de comportamiento. Las sesiones se deben tener en un lugar fuera del entorno habitual de tu ave.
Si ya ha estado mordiendo durante algún tiempo, y no te fías de su pico, puede ser necesario que el entrenamiento se realice en un entorno totalmente nuevo. Será mucho menos probable que te muerda cuando está en un lugar desconocido. También puedes usar la casa de algún amigo o familiar para las sesiones de entrenamiento.
Las aves responden a las expresiones faciales y a los elogios verbales. Este tipo de refuerzo positivo debe utilizarse solo cuando te da la respuesta que buscas. Si tu ave responde de forma inapropiada, levanta la cabeza por encima del nivel de su cabeza y di «no» con una voz normal. No uses una voz fuerte ni grites.

Las lecciones diarias deben continuar hasta que tu ave responda voluntariamente a los comandos. Una vez que lo haga, interrumpe el entrenamiento programado, pero continúa utilizando los comandos durante el manejo diario.

Lo mejor es mantener a tu ave a una altura ligeramente inferior a la de tus ojos. No permitas que se suba a tu hombro, ya que pone tu cara, en riesgo de una mordida seria. Debes aprender a anticiparte a las mordidas y a detener a tu ave con una mirada severa y una orden antes de que se conviertan en un mordisco

Si te muerde, la reprimenda debe ser inmediata y eficaz. Si está en tu mano, puedes dejar caer la mano a una corta distancia para desequilibrarla. Si está en tu brazo, puedes girarlo para provocar que pierda el equilibrio. Nunca debes dejarla caer, solo debe perder el equilibrio por un segundo.

Algunas aves pueden necesitar ser colocados en su hábitat para un «tiempo fuera», pero asegúrate de que esto no es lo que esperaba cuando te mordió. Una vez que se ha dado la reprimenda, no sigas castigándola. Ten en cuenta el temperamento de tu ave a la hora de dar una reprimenda. Algunos responden bien a una simple mirada severa, otras necesitan una mirada severa y un «no» verbal tranquilo, y otros necesitan un tiempo fuera.

Corrigiendo las mordidas por miedo

Si tu ave muerde por miedo, es importante determinar la situación exacta que le provoca ese sentimiento. A veces el miedo puede ser comprensible, como el sonido de una aspiradora. Otras veces, puede parecer ilógico, pero quizá haya ocurrido algo en su pasado que le haga temer algo que consideramos inofensivo.

Una vez que hayas aislado la causa del miedo, evita exponerlo a eso. Si eso no es posible, intenta mantenerla a una distancia larga, para disminuir el miedo poco a poco.

Elogia y dale premios por permanecer tranquila. A lo largo de varias semanas, acerca gradualmente a tu ave al estímulo causante del miedo, manteniéndose siempre a una distancia suficiente para que siga tranquila, y dándole un refuerzo positivo en todo momento. Así, tu ave aprenderá a asociar el estímulo con cosas buenas y perderá el miedo a él.

Productos relacionados

¿Te gustó este post?

Comparte en tus redes favoritas

PetGallery

Compártenos en Instagram y Facebook las fotos más divertidas de Petco y tu mascota.

#petcofriends
@petcomexico

Da clic en la imagen y descubre más productos.

Dejar un comentario

Preguntas
Para preguntar debes iniciar sesión.