Buscar entrada

Search
!Hola!
Cerrar sesion

Buscar entrada

Search

CATEGORÍA


Cómo resolver 5 problemas comunes con el uso de la bandeja sanitaria

Los estudios demuestran que los problemas con la bandeja sanitaria son la razón número uno por la que los gatos son entregados a los refugios. Es un problema extremadamente frustrante que a menudo es difícil de solucionar.

Las siguientes son las razones más comunes que provocan un mal uso de la bandeja sanitaria. Con suerte, realizar las siguientes actividades te ayudará a evitar el problema por completo:

Limpia constantemente

Como sabes, cualquiera que haya visto a un gato acicalarse minuciosamente sabe que les gusta estar limpios. Ese amor por la limpieza se extiende a sus bandejas sanitarias.

La mayoría de los gatos quieren que se limpie su bandeja sanitaria al menos una vez al día (algunos incluso más). Si ignoras sus demandas en esta área será bajo tu propio riesgo, un gato que no cree que su arenero esté lo suficientemente limpio buscará otros lugares para hacer sus necesidades.

Para evitar posibles problemas, establece como rutina eliminar los desechos una vez al día y cambiar completamente la arena cada dos semanas (dependiendo el tipo de arena). Mantente alerta a las señales de que incluso esto puede no ser suficiente y prepárate para limpiar con más frecuencia si es necesario.

No le quites las garras a tu gato

La extirpación quirúrgica de las garras de un gato es sin duda una práctica que se debe eliminar. Muchos expertos afirman que el procedimiento produce dolor crónico en los dedos de los pies donde se amputa el último dedo.

Ten suficientes areneros

Si se realiza correctamente, es posible que el procedimiento no produzca dolor crónico. Pero se cree que no existe una forma completamente “libre de complicaciones” de realizar el procedimiento. Además, el dolor crónico en los dedos de los pies es muy probable que sea una razón por la que algunos gatos crecen para evitar la bandeja sanitaria, ya que rascar la arena con las patas les causa dolor.

Los veterinarios siempre recomiendan tener al menos un arenero para cada gato de tu hogar, más otro. Entonces, si tienes dos gatos, deberías tener tres areneros.

Al hacer esto significa que le permitirás a tus gatos tener otra opción, en caso de que un arenero no les resulte atractivo en una ocasión determinada. También debes seleccionar cuidadosamente las ubicaciones de los areneros de tu gato, evitando lugares que sean demasiado ruidosos o que estén lejos de donde normalmente le gusta estar.

No cambies su rutina

Los gatos son criaturas de hábitos y no necesariamente aceptan el cambio. Esto se extiende al tipo de arena que utilizas. Un estudio sugirió que el 50% de los cambios abruptos en el tipo de arena provocaban que el gato se niegue a usar su bandeja sanitaria, al menos temporalmente.

Mover la bandeja sanitaria abruptamente también puede sacudir el mundo de tu gato y hacer que evite usarlo. Para estar seguro, si decides cambiar de marca o tipo de arena, coloca una segunda bandeja sanitaria al lado del anterior y llénalo con la nueva arena. O mezcla la arena nueva con la vieja, comenzando con una proporción de 25 % nueva y 75 % vieja y aumentando gradualmente la proporción hasta que esté usando la nueva marca y esté satisfecho con que a su gato le guste.

Lo mismo ocurre con el traslado de una bandeja sanitaria. Mantén uno en la ubicación anterior y coloca el otro en la nueva ubicación. No retires completamente el primero hasta que estés seguro de que tu gato la está usando en la nueva ubicación.

No lo regañes por no usar su arenero

Si crees que tu gato se siente avergonzado por tu disgusto, hace mucho que no eres cat parent. A diferencia de los perros, a los gatos no parece importarles cuando nos molestamos. Además, es casi imposible para cualquier perro o gato conectar un episodio de salirse del arenero o hacerse del baño en otro lugar 30 minutos antes de que grites en este momento.

Descarta causas médicas

Además de los problemas de comportamiento, muchos gatos que hacen sus necesidades fuera del arenero tienen problemas médicos. Estos pueden incluir dolor o malestar, infección de la vejiga, cálculos en la vejiga o una afección llamada síndrome felino del tracto urinario inferior (FLUTD).

La enfermedad del tracto urinario inferior felino ocurre principalmente en gatos machos jóvenes (menores de 7 años) y provoca dolor e inflamación en la vejiga y a lo largo de la uretra. Aunque se han citado el estrés y la dieta como posibles causas, la enfermedad aún no se conoce muy bien. En última instancia, el gato asocia ir al arenero con sentir dolor, por lo que lo evita por completo.

Lo primero que debes hacer si tu gato no utiliza la bandeja sanitaria es acudir a tu veterinario para un examen físico completo, así como un análisis de orina y cualquier otra prueba que tu veterinario pueda recomendar. 

Descartar un problema médico es el primer paso para descubrir por qué tu gato no usa su arenero y determinar cómo solucionar el problema.

PetGallery

Compártenos en Instagram y Facebook las fotos más divertidas de Petco y tu mascota.

#petcofriends
@petcomexico

Da clic en la imagen y descubre más productos.

Dejar un comentario

Preguntas
Para preguntar debes iniciar sesión.