Buscar entrada

Search
!Hola!
Cerrar sesion

Buscar entrada

Search

CATEGORÍA


Como cepillar a tu conejo

A los conejos, igual que a los gatos, les encanta pasar el día acicalándose, no obstante, esto no quiere decir que no requieran de tu ayuda para hacerlo; ya que no solo se trata del cepillado. Tu conejo también necesita que cuides sus orejas y sus dientes.

A continuación, te explicamos como realizar la rutina de grooming de tu conejo.

Cepillado

Los conejos, como los gatos, son bastante exigentes y dedican parte del día a acicalarse. Para ayudarles y evitar que se traguen el exceso de pelo, sobre todo cuando están mudando, conviene cepillarlos al menos una vez a la semana. Puede ser necesario un cepillado más frecuente en épocas de mucha muda o en el caso de conejos de pelo largo.

Cuando cepilles a tu conejo, busca cualquier signo de enfermedad cutánea, como piel escamosa, llagas, zonas calvas o parásitos (pulgas, ácaros, garrapatas, etc.). Utilizar un peine antipulgas además del cepillo te ayudará a detectar cualquier parásito.

Si observas algo anormal, llévalo al veterinario. Los nudos pueden ser un problema, sobre todo en los conejos de pelo largo.

Dado que su piel es delicada, extrema las precauciones cuando intentes eliminar los nudos. Lo mejor es utilizar un rastrillo deslanador o una cuchilla fina. Si no estás seguro de cómo quitar el nudo, llévalo al veterinario que lo haga.

Baño

A los conejos no les gusta que los bañen; de hecho, puede resultarles muy estresante y causarles más daños que beneficios. Rara vez es necesario bañar a un conejo, y no se recomienda.

Orejas

Revisa con regularidad las orejas de tu conejo en busca de parásitos, inflamación o acumulación de cera. La acumulación de cera puede eliminarse con un algodón empapado en una solución limpiadora suave, como las que contienen clorhexidina. Ten cuidado de no empujar la cera hacia el canal auditivo. Si los oídos están rojos o tienen secreción, concierte una cita con tu veterinario.

Ojos

Los ojos de tu conejo deben estar limpios y sin secreciones. Si observas algo anormal, llévalo al veterinario.

Uñas y patas

Revisa semanalmente las patas de tu conejo. Busca materia fecal acumulada y cualquier enrojecimiento o llaga. La pododermatitis (infección de las patas y corvejones) puede llegar a ser muy grave y se trata mejor si se detecta a tiempo.

Las uñas de los conejos pueden llegar a ser bastante largas y, al igual que las de un perro o un gato, deben recortarse con regularidad. Para cortar las uñas

Para cortar sus uñas, haz que otra persona sujete a tu conejo y/o envuélvelo en una toalla. Sujeta la pata de tu conejo y mira la uña. Localiza dónde termina la parte rosada (es un vaso sanguíneo que corre por el centro de la uña de tu conejo.) En las uñas claras, es fácil ver el color rosado.

Con un cortaúñas, corta solo la punta de la uña en un ángulo de 45 grados. Cortarás la punta más fina. Haz varios pequeños pellizcos con el cortaúñas en lugar de uno más grande. Esto es especialmente importante en los conejos con uñas oscuras, ya que es más difícil ver donde termina el vaso sanguíneo.

En algunos casos, si las uñas son quebradizas, el corte puede tender a astillar la uña. En estos casos, lima la uña con un movimiento de barrido empezando por la parte posterior de la uña y siguiendo la curva hasta la punta. Varias pasadas eliminarán las rebabas y dejarán la uña lisa. Si tu conejo lo tolera, límale las cuatro patas de este modo. Si no lo tolera, tómate un descanso.

Recuerda que es mejor recortar una pequeña cantidad con regularidad que intentar eliminar grandes porciones. Procura recortar las uñas de tu conejo con regularidad.

Dientes

Los dientes de un conejo están en continuo crecimiento. Generalmente, el desgaste de los dientes por roer y comer es igual al crecimiento de los mismos dientes, de modo que los dientes mantienen básicamente la misma longitud.

Algunos conejos pueden tener maloclusión, lo que significa que sus dientes no se desgastan como deberían y pueden desarrollarse pequeños espolones. Un veterinario debe recortar el exceso para evitar daños mayores.

Revisa regularmente los dientes de tu conejo para detectar cualquier anomalía. Si su conejo empieza a babear, no come bien o se mete la pata en la boca, llévalo a examinar por tu veterinario.

¿Te gustó este post?

Comparte en tus redes favoritas

Productos relacionados

Ware Kit de Grooming

Marshall Cortaúñas de Mango Largo para Hurón

Living World Masticable Mimbre Stick para Roedor

Everyyay Cepillo Grooming para Pequeñas Mascotas

Living World Masticable Maíz Caramelo para Roedores

Oxbow Heno Western Timothy, 1.13 kg

PetGallery

Compártenos en Instagram y Facebook las fotos más divertidas de Petco y tu mascota.

#petcofriends
@petcomexico

Da clic en la imagen y descubre más productos.

Dejar un comentario

Preguntas
Para preguntar debes iniciar sesión.